Orgía de apóstoles

Alfred Hrdlicka, artista austríaco y ateo ha expuesto en el Museo de la Catedral de Viena una serie titulada "Religión, carne y poder" bajo la que se encuadran alrededor de 50 obras. Es una reflexión de que todo el poder, tanto en el arte como en la religión, proviene de la carne. "Hay obras en las que el artista expone su particular visión orgiástica de un pasaje de los Evangelios. Otra en la que se representa una escena en blanco y negro se muestra a los apóstoles revolcándose y masturbándose unos a otros con signos de haber bebido de más..."

Él es un autor que disfruta con la polémica y es realmente conocido por el contenido y temática de sus obras y no por su calidad y expresión artística. Y es que el Arte, a mi juicio, no tiene límites, no tiene cánones y una misma obra de Arte podría ser cuestionada para algunos, sin precedentes para otros.

Una obra de arte pretende muchas cosas, desde reflejar la realidad, hasta hacerse preguntas y lo más importante aún, crear reacciones ante espectador.

La libertad de expresión está muy ligado con el concepto de Arte, pero ésta no consiste en insultar. Con esto no quiero decir que sea un insulto, a mi no me lo parece, pero si que es cierto que se puede herir la sensibilidad de muchas personas. Y dejando a un lado las sensaciones de los espectadores, lo que no me parece correcto que esta serie o colección haya sido expuesta en un templo cristiano como la Catedral de Viena.


3 comentarios:

Conde Niño dijo...

Desde luego, pintando de esa manera rompe toda la gran carga de erotismo que pueda tener la religión. En mi opinión, la caga. Provocar sin estilo es muy antiestético. A mí, por lo menos, me produce rechazo, ya que lo veo muy poco inteligente y sutil.

(Salud)os!

manuel77 dijo...

es difícil estavblecer el límite entre el arte y la libertad de expresión, verónica.

Era dijo...

por supuesto que si es difícil porque es eso,"libertad" de expresión, con todo lo que ello conlleva, Manuel