Será eso...


Parece que ya tengo la respuesta... Se dice que los cambios de estación, como así también las lunas llenas, afectan negativamente e inexorablemente el humor y los ciclos vitales. Y como dice mi compañera Bego, los cambios de estación a mi también me afectan más de lo debido .


De otoño-invierno e invierno- primavera mi cuerpo esta en pause o mejor dicho un poco congelado y no experimenta esos cambios tan bruscos en mi pero ahora por ejemplo, de verano a otoño parece ser que si.

Y es que todo me provoca desconcierto, pensamientos en vano, cambios de humor, susceptibilidad, etc. Aunque como esto ya está comprobado a lo largo de mis años, según pasan los días estos síntomas van desapareciendo y entonces empiezo a relajarme, a experimentar nuevos y positivos cambios e imaginar un otoño con cosas nuevas e interesantes, las que espero saber aprovecharlas.

De nuevo vendrá otro año y a su vez otro cambio de estación. Aunque el año que viene...respiro un nuevo aire. Lo huelo y espero que así sea.

3 comentarios:

antoniomiguel dijo...

Vero por fin actualizas el Blog, juer cuanto timepo, si es q vaya 2 Compis de curro, q les afecta el Otoño, jaja, desde luego, macho, y yo q a eso no le doy importancia? Nunca me ha dado x ello, eso sí todo es más triste, poca gente x la calle, las lluvias, la gripe, etc, en fin, un coñaso pero mi cuerpo sigue en su estado normal, vamos q no me deprimo x eso, sólo cuando llueve, q tengo q llevar el máldito paraguas!!!!!!!!!!!!! y luego hay veces q me lo dejo x ahí olvidado, al igual q ocurre con las Cazadoraas, q se olvidan, en fin, q para los "cacos", es la oportunidad, jajaja.

Ke dices q al año q viene vas a cambiar de aires, a donde vas a ir, q estes mejor q en el NCC? En fin, q ya me contarás, ok? Saludos.

Verónica dijo...

parece ser que si, que el otoño afecta. Me han hecho gracias tus motivos, jeje. Dudo que por ello no me vaya a gustar el otoño, cosa que tampoco es verdad. Una cosa es que me guste y otra que me afecte...ya ves. Lo del paragüas es cosa habitual. Saluditoss

luismi dijo...

Si es verdad que estas cosas ocurren, pero sera que culpamos al cambio, al igual que el síndrome postvacacional. Venga vero, di que no es para tanto. Tu eres un SOL en otoño y en verano.